A primera vista puede que todos los balones nos parezcan iguales, pero unos cambios mínimos en su composición pueden marcar grandes diferencias en su comportamiento y durabilidad. En el caso del balón de fútbol Kipsta F900 estamos hablando de una de las mejores clasificaciones técnicas posibles, la FIFA Quality Pro que establece los baremos máximos de calidad exigidos por la FIFA para los balones que son aptos para las competiciones más exigentes.

balón de fútbol Kipsta F900

Foto: Alejandro Tabárez

Características del balón de fútbol Kipsta F900

Nos encontramos ante un balón de fútbol que pesa entre 420 y 440 gr. con una circunferencia de entre 68,5 y 69,5 cm cuya esfericidad no varía más de un 1,5%. Aunque todo esto parezcan simples números, se traducen en un balón con las medidas idóneas para adultos. Gracias a su cámara laminada, mantiene una inflación sostenible con una pérdida máxima de presión del 20% en 72h. Parece un dato sin importancia, pero para clubes grandes es un tiempo de oro el que se puede llegar a perder compresor en mano.

balón de fútbol Kipsta F900

Foto: Alejandro Tabárez

Si te encuentras en una ciudad con clima lluvioso como es mi caso, tampoco resultará un problema, las pruebas de absorción de agua se realizan en 2 cm de agua con 250 compresiones y rotaciones constantes de balón, el F900 obtiene cifras espectaculares para su precio, como es una absorción del 15%.

Más allá de las características meramente técnicas existen otras muy importantes en el fútbol, como por ejemplo, la precisión. Kipsta ha realizado un maravilloso trabajo, el F900 es un balón de fútbol termopegado con un componente texturado que le aporta un vuelo limpio sin efectos no deseados.

La cámara interior laminada también aporta una gran resistencia. Ese mismo revestimiento termopegado permite que la esfericidad del balón de fútbol sea óptima, y al estar formado por una espuma de 5mm nos regala una espectacular comodidad y confort en cada golpeo. a la vez que aumenta la resistencia al desgaste, siempre y cuando el balón se utilice en el terreno adecuado, en este caso hierba natural o artificial.

balón de fútbol Kipsta F900

Foto: Alejandro Tabárez

Uno de los test más impresionantes que soportan este tipo de balones es el de la conservación de la forma y la presión. Resiste 2500 tiros contra un plano inclinado de hormigón a 50km/h a una distancia de 2,5 metros. Es algo que me transporta a la infancia con imágenes en mi mente de una conocida serie de dibujos animados sobre fútbol, en la que los balones eran capaces de agujerear paredes.

En general, las sensaciones han sido muy buenas. Un balón de fútbol que se nota en los pies con el peso justo, que aporta un control y un confort sin hacernos perder potencia en los golpeos. Un esférico que permite gran precisión tanto en golpeos largos como de potencia y no sufre un gran desgaste con el rozamiento. Es una pequeña inversión para clubes y aficionados exigentes que puede aportar muchas horas de pasión a la grada.

Espero que este pequeño análisis te haya servido de ayuda. Si tienes dudas sobre las clasificaciones de los balones, los test que deben pasar o cualquier pregunta acerca del F900 te invito a compartirla con nosotros a través del espacio para comentarios. ¡Nunca se aprende suficiente!

balón de fútbol Kipsta F900