Mi paso del futsal al fútbol

Inicio/Mi paso del futsal al fútbol

Mi paso del futsal al fútbol

Descubre cómo se vive desde dentro el paso de la portería de futsal a la de fútbol 11.

¡Hola futboleros! En esta entrada me gustaría contaros cómo he vivido mi paso del fútbol sala al fútbol, las dificultades que me he encontrado y las cosas positivas que me llevo, y lo primero que me gustaría puntualizar es que la transición que os voy a contar es la mía personal, no tiene porqué ser igual para todos los porteros que decidan dar este paso.

La decisión de dejar atrás tantos años de futsal vino motivada porque me apetecía vivir una nueva aventura, aprender más sobre la portería, adquirir nuevas habilidades que en el futsal no era fácil que se dieran esas situaciones para que pudiera ampliar mi repertorio de recursos. Al principio mi intención era compaginar futsal y fútbol, pero pronto se esfumó esa opción: a pesar de ser deportes totalmente diferentes, no podía jugar en ambas disciplinas a menos que fuese con el mismo club, así que ese fue el último empujón para tomar la decisión definitiva. La verdad es que nunca pensé que dejaría el futsal, pero este año sentí esa curiosidad, la ilusión por aprender cosas nuevas y afrontar nuevos retos. Siempre me ha motivado mucho aprender y mejorar.

Mi idea inicial fue jugar el primer año en regional para aprender sin tanta presión por la categoría, ver qué tal me adaptaba y si me gustaba ya al año siguiente dar un paso más, era la progresión lógica, pero me llamaron de un par de equipos de 2ª nacional y, aunque al principio era reticente a “saltarme un paso”, cuando has vivido tantos años la disciplina y cultura deportiva de las categorías nacionales y te gusta, al final “la categoría llama”.

futsal-a-futbol-porteria

Siempre recordaré el primer partido de liga: la noche anterior ya me puse nerviosa mientras me preparaba el macuto, ¡cuánto tiempo que no me ponía tan nerviosa para jugar!, sentía que me faltaba tanto por aprender y encima no teníamos un inicio fácil precisamente, y para avivar mis nervios el día del partido ¡¡llovía!! ¡¿Por qué a mí?! “¿Quién me mandaría a mí dejarme el futsal? Estas cosas no me pasaban al cobijo de los pabellones…” recuerdo que pensaba. El partido lo perdimos 0-2, hice alguna que otra parada pero para qué negarlo, los goles me los zampé. Recuerdo que no había quien me sacara de debajo de los palos y es que me daba tanto miedo dejarme aquella portería tan grande sola… Si bien es cierto que las sensaciones con las que se fue el equipo contrario fueron un poco agridulces porque “sólo” le habían metido dos a un recién ascendido.

Siendo tan alta (181cm) lo lógico es que mi punto fuerte fuese por arriba, pero no, de hecho al principio la mayoría de goles que encajé fueron por alto, pero esto tiene una sencilla explicación: vengo de fútbol sala. En futsal no me falta mucho para tocar el larguero con la cabeza, aunque para fútbol también soy alta, pero, ¿a qué me refiero con esto? Pues que normalmente en futsal no solían tirarme por arriba por lo que no estaba acostumbrada a tener que saltar ni salir en los córners a “pelearme” con la gente. También me costó el hecho de calcular las trayectorias, ya que las distancias son más grandes en fútbol, y jugar adelantada que, como decía antes, al principio me costaba salir de debajo de la portería pero poco a poco he ido aprendiendo y acostumbrándome a jugar adelantada y cortar balones fuera del área, así como a salir en los córners.

Desde el principio supe que la mayor dificultad a la que tendría que enfrentarme sería a mí misma, a mi autoexigencia en hacerlo siempre bien, a ponerme el listón cada vez más arriba con cada año que pasaba, a mi casi obsesión por entrenar para mejorar y aprender. Era consciente que no iba a ser fácil, ya que tenía que pasar por el proceso de adaptación a que todo fuera más grande, a que muchas de las cosas que tenía aprendidas de sala ya no me valdrían aquí. Tenía que hacerme a la idea que mientras ese periodo de adaptación durase iba a encajar goles “tontos”, que mi proceso de toma de decisiones no iba a ser el correcto en muchas ocasiones hasta que se reajustara y se produjera el aprendizaje.

cesped-futbol

Efectivamente, tuve que luchar mucho contra mí misma, contra mi autoexigencia, y como los resultados pronto dejaron de acompañarnos, me eché más “carga sobre mis hombros” de la que podía (y debía) soportar, a fin de cuentas no dejaba de ser una novata en el fútbol. Era consciente que era normal que fallase, demasiado rápido estaba aprendiendo para ser mi primer año, pero no sabía cómo conseguir que no me afectara más de lo sanamente normal. Con esto me gustaría aprovechar para recordar los artículos de nuestro compañero José sobre la gran importancia que tienen los psicólogos deportivos en los equipos y cómo se diferencian la preparación psicológica de un portero y un jugador. Realmente pueden ser claves en la dinámica de un equipo o una persona para encauzarlas cuando no se encuentran bien. Doy fé de ello, ya que José me ha seguido a lo largo de la temporada y aunque haya sido a través del móvil me ha estado dando ánimos y consejos que me han ayudado. ¡Muchas gracias José!

Al final “salí del bache” y volví a hacer buenos partidos. Se creó una Selección murciana absoluta para jugar un amistoso contra un equipo suizo que juega competición europea y que estaba realizando un stage de invierno en Murcia. Era un partido para disfrutarlo, pero también lo aproveché para trabajar lo que más me estaba costando, ya que no tenía la presión de los 3 puntos en juego. El caso es que me fui con buenas sensaciones y habiendo trabajado bien lo que quería trabajar, lo que me hizo recuperar la tranquilidad y la confianza perdidas en mí misma para afrontar el resto de la liga.

Para mí, la mayor transferencia positiva que he tenido del futsal al fútbol han sido los reflejos y los 1×1. En cuanto a los reflejos poco puedo contar, varios disparos a bocajarro se me vienen a la mente que todavía no sé cómo logré sacarlos… En cuanto a los 1×1, sí que es cierto que al principio cuando me regateaban en seguida iba al suelo porque en sala estaba acostumbrada a que cuando se daba esta situación y me tiraba, con mi envergadura tapaba casi hasta línea de fondo, porque lo que generalmente salvaba la situación, hasta que poco a poco he ido corrigiendo eso y haciéndome fuerte arriba. También la cruz me ha ayudado en más de una ocasión; al inicio abusaba mucho, me salía sola, pero he aprendido a usarla sólo cuando es necesaria. Al final todo se reduce a ensayo-error-corrección. Algunas situaciones he necesitado mucho ensayo-error para corregir y otras menos, pero en general estoy contenta con la evolución tan rápida que he tenido.

porteria-de-futsal-a-futbol

Ha sido un año complicado en todos los sentidos para mí, como en todo me llevo cosas buenas y malas. Ahora me siento más preparada para afrontar otra temporada y estoy convencida que con un buen entrenamiento específico tengo mucho margen de mejora en el fútbol, así que el mejor consejo que puedo darte si estás pensando en dar el cambio (o si simplemente vas a cambiar de equipo) es que va a ser duro, pero que te asegures de ir a un equipo donde tengan un buen entrenador de porteros que esté comprometido, será fundamental para que aprendas bien, paso a paso y que te ayude a sobrellevar la dificultad extra que conlleva venir de un deporte como es el fútbol sala que, aún teniendo la misma finalidad, es totalmente diferente al fútbol.

Aquí puedes ver más en detalle las principales diferencias y similitudes entre un portero de fútbol sala y uno de fútbol 11. ¡Espero que te haya gustado mi última entrada! Si tienes alguna pregunta ya sabes, ¡no dudes en comentar! Nos vemos en el terreno de juego.

Por | 2017-05-15T13:19:39+00:00 Junio 22, 2016|Fútbol sala|1 Comentario

Acerca del autor:

María Lomas
María Lomas, Vendedora en Decathlon San Javier . Portera de fútbol sala en 2ª Nacional, Grupo III.

Un comentario

  1. Lorenzo 1 Diciembre, 2016 en 1:48 pm - Responder

    Hola María, muy buen articulo, me alegro que disfrutaras con el cambio, a mi me sigue gustando más el futbol sala, pero en cualquier caso es deporte así que …..
    Enhorabuena!!

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar